Instalados en los límites del arte: de tiburones, ballenas y calaveras

En el sistema abierto y complejo que constituye el círculo del arte se da una constante reelaboración de atribución de significados, procesada, filtrada y renegociada entre todos los participantes que tejen la red de la institución arte. Tomamos como ejemplos la calavera de Damián Hirst y la ballena de Gabriel Orozco, entre otras propuestas, para argumentar que las distintas apuestas lanzadas a un terreno de juego donde han dejado de ser operantes criterios sobre lo que es arte se activan en un campo en tensión de sus límites, en una reelaboración del círculo permanentemente reevaluando el dentro y el afuera.